Miércoles, 11 de enero de 2017

“El 40% de los españoles no lee nunca ni le interesa la cultura”

Con esta frase (más o menos) se han despachado a gusto el 99% de la prensa estos días a cuenta de un estudio en el que por lo visto han salido a la calle y le han preguntado al personal cuantos libros compró el año pasado y en base a sus respuestas han “medido” el nivel cultural del país.
Lástima que en la misma encuesta no midiesen ni el nivel intelectual del patrocinador ni su inocente interés comercial en que nuestra cultura VISA mediante (estos estudios están patrocinados por el Gremio de Editores, sí he escrito bien, editores, no escritores).

Resulta tan patético y ridículamente dieciochochesco que en pleno siglo XXI todavía se siga equiparando el aspecto puramente comercial de un negocio de hojas impresas con el crecimiento cultural de un país ninguneando otros muchos medios de adquirir y difundir cultura que aburre.
Que los señores editores defiendan su negocio me parece lógico, que todos los medios de comunicación (y de difusión cultural) traten de manipularnos de forma tan burda resulta bochornoso, ELPAÍS lo deja meridianamente claro es su artículo

En Finlandia, por citar uno de los países modélicos en este sentido, los libros leído por habitante al año son 47.

Si un año tiene 52 semanas, el “hombre ideal” es una persona que se lee UN LIBRO ENTERO CADA SEMANA y descansa un mes. No creo que valga la pena ni comentarlo.
O sí, vamos a comentarlo, porque EL IDEAL para ilustrar la noticia no se le ha ocurrido nada mejor que utilizar la fotografía de un grupo de adolescentes tiradas por los suelos leyendo.
Si uno se para y se fija en la foto verá que TODAS están leyendo la novela GREY (aquí más conocida por “Cincuenta sombras de Grey“) un libro que enseña a las mujeres las ventajas de dominación y la sumisión al macho dominante.
Creo que a estas alturas deberíamos ir pensando en cambiar el concepto que tenemos de cultura y desasociarlo, no sólo del comercio editorial sino siquiera de la lectura de libros, de lo contrario cualquier día de estos se nos va a colar en prensa una foto de Josu Ternera leyendo un manual de explosivos y al pie de foto escriban “Están leyendo!! El paradigma de la cultura!!“.

Lunes, 2 de enero de 2017

Hace varios años, cuando empecé en casa a mantener de forma más o menos regular el comedero de pájaros me plantee anillar a las aves que acudiesen para identificarlas de forma individual. Hay unas anillas de plástico que venden para canarios que son ideales para anillar pájaros tipo gorrión y verderón que son los más habituales en el comedero. El problema era capturarlos de forma segura, como no disponía de trampa de ningún lo dejé pasar. Pero resultó que los pájaros decidieron organizar ellos su propia trampa.

Macho, azul-izq, anillado: 11/03/2011Macho, azul-izq, anillado: 11/03/2011

Resultó que conforme el número de pájaros iba en aumento la comida en el comedero disminuía con rapidez y esto llevó a las aves a buscar comida en los alrededores del comedero, más concretamente en las jaulas vacías de los canarios que tenía repartidas por el suelo de la terraza. De repente se convirtió en habitual subir a la terraza y encontrarme verderones dentro de jaulas abiertas asustados tratando de escapar pero incapaces de encontrar la puerta por la que habían entrado aturdidos por el miedo ante mi repentina aparición. Sólo los gorriones eran capaces de en una situación crítica como esta acertar con la ubicación de la puerta abierta incluso aunque esto les obligue a huir en la dirección en que yo me encuentro (esto da para algún trabajo sobre etología muy interesante).
El caso es que comencé a anillar verderones y gorriones (estos últimos en menor medida) con combinaciones únicas de anillas de 10 colores y anotándolo en una hoja de cálculo. Empecé poniendo una anilla de color en una pata (roja izquierda, azul izquierda, verde izq…), luego en la otra (roja derecha, azul derecha, verde der…), luego dos anillas por pata (roja-azul izquierda, roja-roja izquierda, roja-verde izq…). Las últimas combinaciones solían ser dos anillas en una pata y una en la otra. Sigue leyendo…

Es una lástima que el patriotismo que los comerciantes demandan en navidad a sus clientes no sea bidireccional y afecte también al precio de los alimentos con el que ellos cuidan a sus compatriotas.

Miércoles, 2 de noviembre de 2016

Infierno azul, suspense, intriga.
Buena.
La película es entretenida y fiel al género “Tiburones-que-te-cagas-de-chungos“. Presentación, nudo-agonía y desenlace. Una rubia surfista se dispone a descubrir una perdida playa paradisíaca en los confines de alguna isla tropical y lo que acaba es descubriendo el apetito insaciable de un tiburón muy rencoroso.
La película está bien realizada y producida. Tiene una fotografía estupenda e incluso una música inicial que seguro a más de uno le suena. El montaje es muy dinámico y publicitario, tipo videoclip. Esto hace amena y distraída la película pero le quita credibilidad general a la cinta. Cuando hacia la mitad vuelves a creerte la historia llega el desenlace y un ola recorre la sala de cine: “se han pasado cuatro pueblos“. Pero bueno, supongo que es lo que toca, si no pues parecería un documental que no lo es.
Torrent

La fiesta de las salchichas, comedia, animación 3D.
Buena.
Narra las aventuras dentro de un supermercado en el que los productos alimenticios cobran vida y sueñan con otra vida mas allá de las estanterías, en “el hogar de los Dioses“, solo alcanzable cuando un humano se digna a escogerlos de entre todos los demás para agasajarlo con un mundo mejor, pleno y más próspero allá afuera, tras las puertas del supermarket. ¿Os suena?. Una salchicha descubre la verdad que hay después de ese “más allá” y tratará de salvar al bollito de sus amores dentro del cual sueña con meterse dentro, y salir y volver a entrar y salir y volv…
Tiene un toque irreverente y contestatario ante la fe religiosa y las religiones en general, mucha guasa, lenguaje soez con tacos y chistes de corte sexual-pornográfico.
Es buena, te ríes un rato y se deja ver. Tiene algunos momentos y personajes muy ingeniosos y cómicos, pero sobretodo hay que verla por el personaje de la silla de ruedas con cuya aparición más me pude reir (no doy más pistas para no reventar la escena).

Torrent Sigue leyendo…

Miércoles, 26 de octubre de 2016

Por fin a llegado mi autorización para fototrampear en La Muela/Cabo Tiñoso (antes de que alguno se adelante: no necesariamente se actúa de forma ilegal sin esta autorización).
Efectivamente, dentro de un espacio natural protegido como puede serlo La Muela/Cabo Tiñoso es necesario tener autorización para fotografiar a su fauna. Si además son especies protegidas también hace falta fuera de los espacios naturales específicamente protegidos.
Mucha gente se extraña por el hecho de que para una actividad como el fototrampeo, tan ridículamente perjudicial para el medio, la fauna u otras personas, en la que ni siquiera el autor está presente físicamente en el monte y la que ni siquiera el animal llega a enterarse de que está siendo fotografiado. Máxime cuando a escasos metros de donde estamos fototrampeando a una especie hay instalaciones para cebar a fauna salvaje con objeto de matarlas.

Pero es así. Por eso, si algún día os pillan dándole de comer a las perdices para hacerles fotos lo mejor que podéis hacer al ser descubiertos es disimular y matarlas a golpes con la cámara. Ponerles de comer para hacerles fotos es ilegal, pero poner comederos/bebederos para matarlas está socialmente bien visto: “Nada, agente! no se preocupe!! aquí, deformando perdices con el gran angular!! No se preocupe, todo legal!!

Bromas aparte, como me consta que hay más de uno interesado en solicitar esta autorización os enlazo el documento PDF que he usado para realizar la solicitud y algunos campos a rellenar para evitar devoluciones/fallos desfavorables.

Sigue leyendo…

Martes, 6 de septiembre de 2016 (Hace más de 2 semanas)

Un par de casas más abajo en la acera de donde vivo actualmente hay un chalet, hoy cerrado y vacío. Ya hace cuatro o cinco años que murieron los vecinos, primero él y luego ella (en poco más de un mes perdió la cabeza).

Cuando eramos críos, con 10-11 años recuerdo jugar en la obra de construcción de su casa-chalet. Recuerdo concretamente pasarnos un fin de semana saltando desde el primer piso hasta un montón de arena que los albañiles habían dejado perfectamente amontonado y centrado en el jardín.
Era habitual, por las tardes colarnos y pasarnos horas olisqueando con al emoción de andar ilegalmente por una casa que no era nuestra, lo que algún día sería la cocina, el baño, la terraza…luego tomábamos impulso corriendo y saltábamos desde el primer piso (todavía no tenía paredes) hasta el montón de arena del jardín… y otra vez para arriba, y otra vez a saltar… un auténtico subidón de adrenalina esos 2-3 metros.

La sorpresa vino el lunes. Supongo que sería verano porque recuerdo ver a los albañiles llegar por la mañana al montón ahora bastante más esparcido por el suelo y con los legones excavar para sacar de entre la arena un puñado de clavillas de acero, de esas de color negro con estrías que se usan para los encofrados. Para que no se las robásemos las habían escondido entre la arena. Y vaya, les funcionó, allí seguían.
Recuerdo que ya entonces con 10 u 11 años nos asustamos. Nos miramos y vimos la tremenda hostia que nos podíamos haber dado cayendo sobre uno de esos hierros, de la que nos habíamos escapado. Lo revivo años después y todavía me dan escalofríos de pensarlo. En la vida se me ocurriría ahora saltar hoy a un montón de arena sin haberlo examinado varias veces a conciencia.

Hoy cumplo 49 años (sí, casi ná) y creo que ese montón de arena es una buena metáfora de lo que es “hacerse viejo“.

Cuaderno de campo es un blog desarrollado y mantenido por Trebol-a y en el que escriben Trebol-a, Miguel, Merche y Mónica
Si quieres saber algo más sobre los autores acude a la página acerca-de, si quieres contactar con alguno de nosotros hazlo a través de contactar ó de Google+

Creative Commons: Todo el contenido de la web (imágenes, textos, vídeos, a excepción de aquellas obras de otros autores enlazados por Cuaderno de Campo) se acoge a los términos expresados en la licencia Creative Commons